En agosto del año pasado, representantes de instituciones estatales, empresas mineras, gremios, sindicatos, universidades y de la sociedad civil, entre otros, iniciaron un proceso de gran importancia para el país, que es la construcción de la Política Nacional Minera 2050. El principal objetivo de esta iniciativa impulsada por el Gobierno es consensuar visiones y acciones de corto, mediano y largo para transitar hacia una minería cada vez más sostenible

Este trabajo busca ser capaz de entregar un marco institucional y un programa de iniciativas que faciliten la colaboración entre los sectores que componen la cadena de valor de la industria minera: proveedores, trabajadores, academia, compañías mineras e inversionistas, el Estado, las comunidades, entre otros. El objetivo: “(establecer) una hoja de ruta que habilite el desarrollo sostenible de esta industria y refuerce su rol en el crecimiento de Chile”.

¿Por qué debería importarnos la PNM al 2050? Pues simplemente porque la minería ha sido y seguirá siendo, el pilar central del desarrollo de Chile, y por ello su rol de impulsar un desarrollo económico robusto, integrador y sostenible es indudable.  Para lograr aquello es necesario que la industria siga siendo competitiva a nivel internacional, sostenible del punto de vista ambiental y social, y un líder tecnológico capaz de sortear sus propias limitaciones. Todos los que formamos parte de esta Industria tenemos el deber de lograr que ésta se mantenga vigente y robusta, como lo ha demostrado en la crisis por la que estamos atravesando.

Es en el tema de la minería como líder tecnológico donde quisiera poner mayor atención; sobre todo, porque son generalmente los temas de productividad y ambientales aquellos que siempre se imponen y contraponen en la discusión política. En esta ocasión la PNM 2050 también se encuentra trabajando fuertemente en lograr que las capacidades técnicas, científicas y tecnológicas nacionales (o instaladas en Chile) se vean reforzadas y potenciadas y se conviertan en motores relevantes en el desarrollo económico en el corto, mediano y largo plazo.

Son las capacidades locales de proveedores de productos y servicios intensivos en conocimiento, la academia y centros de investigación quienes toman relevancia dentro de la PNM. Aquella relevancia que, como Minnovex, venimos predicando que es necesaria desde hace varios años. En este punto hay muchas cosas en juego; porque sin el fortalecimiento y las condiciones necesarias para el desarrollo de las capacidades locales, el éxito y compatibilidad entre economía y medio ambiente no serán posibles. Sin aquellas capacidades técnicas y tecnológicas instaladas y desarrollándose desde Chile será imposible aumentar productividad, ni implementar una economía circular, ni estrechar vínculos con las comunidades, ni resolver el problema de los pasivos ambientales, ni llegar a los yacimientos más profundos, ni resolver el problema del uso del agua y cambio climático; Debemos lograr sacar el máximo provecho de dichas capacidades, trabajando de manera coordinada entre diversos actores de la industria y con una mentalidad globalizada y foco exportador. Es con una correcta ejecución de este objetivo, que queremos, desde la política pública, pasar de ser un país exportador de minerales a un país exportador de minería, como es el caso de Australia, EE. UU y los países nórdicos. La minería debe pasar de ser “la vaca lechera” a una industria “apalancadora” de una economía nacional sofisticada, compleja y diversificada.

Ahora, es probable que este discurso se haya escuchado más de una vez por quienes llevan un buen rato insertos en la industria minera. Es probable, que ellos mismos sean quienes ven esto sólo como otra buena intención, algo muy abstracto, con mucha filosofía, pero con nada muy concreto; y sin duda que eso es un riesgo que hay que gestionar. Sin embargo, lo que marca la diferencia esta vez es la coordinación y cooperación de los distintos actores de la industria. Lo que se está desarrollando en la PNM no es una visión de un visionario, ni una epifanía de un gurú o una clase magistral de alguna eminencia universitaria. La PNM busca ser una solución consensuada de diversos actores que han estado involucrados en industria y con la participación de toda las comunidades; donde se analizaran distintos escenarios y diversos puntos de vista y entendiendo el rol de la minería en el país, su potencial y sus dificultades.

Y en ese contexto que, con mucho orgullo, podemos decir que MINNOVEX tanto como organización empresarial, su directorio y sus socios de manera individual, hemos estado participando de manera muy activa en el proceso de la PNM, desde su primera fase de construcción, como actualmente, de manera, coordinada en al menos 4 mesas de trabajo, siendo la “Mesa de Cadena de Valor e Innovación para la Minería”, donde más involucrados estamos; con una voz y postura muy sólida para que la PNM2050 tenga una visión pro desarrollo de los proveedores nacionales, incluyendo la academia y centro de I+D como los engranajes necesarios y fundamentales  para que la minería y sus industrias relacionadas sigan creciendo y desarrollándose y sacando la cara por Chile tanto hoy como por muchos años más.