Procesos sin evaporación, reutilización de agua, rápida producción, recuperación sobre el 90%, reinyección de salmuera y disminución de residuos a “casi cero” fueron algunas de las tendencias presentadas en el seminario “Tecnologías Emergentes de Extracción y Procesamiento de Litio”, organizado por el Ministerio de Minería y la Corporación Alta Ley, con la colaboración de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Con proyecciones de mercado optimistas, los expositores pusieron el foco en la necesidad de subirse a la cadena de valor, potenciando el I+D y adelantándose a las necesidades del mercado con tecnologías más sustentables que protejan el equilibrio ambiental de las reservas.

“Queremos hacer lo que hacen las grandes potencias como Australia: aumentar producción, cuidar el medioambiente, la relación con comunidades y subirnos a la cadena de valor”. Con esa frase, el ministro de Minería, Baldo Prokurica, dio inicio al seminario “Tecnologías Emergentes de Extracción y Procesamiento de Litio”, organizado por la cartera y la Corporación Alta Ley, con la colaboración de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

El evento, realizado el 10 de octubre en el Hotel Almacruz, congregó a 150 profesionales, académicos y ejecutivos de la industria, quienes pudieron conocer las últimas tecnologías disponibles para una extracción y procesamiento de litio más eficiente y sustentable, así como las proyecciones del mercado y las oportunidades para el país en este escenario.

El Ministro de Minería, Baldo Prokurica, dijo que “»la velocidad con que se están produciendo los cambios en el mundo hace que las actividades económicas miren distintas propuestas de tecnologías más eficientes y amigables con el medio ambiente. La minería ha dado pasos importantes en ese ámbito y hoy estamos conociendo propuestas, de diversos países, que están ofreciendo avances muy interesantes: producir litio de forma más eficiente, al reducir el período de evaporación de agua; y por otro lado, la reutilización de agua, que es el problema que más afecta en la extracción de este metal, lo que impulsará la llegada de nuevos productores sin impactar este recurso tan importante a nivel mundial».

Por su parte, el analista senior de CRU, Víctor Rodríguez, presentó las proyecciones a 2025, asegurando que en esa fecha se producirá la adopción masiva de vehículos eléctricos a nivel mundial, una de las principales aplicaciones del mineral blanco. Sin embargo, señaló, es necesario apalancar la innovación, ya que en el futuro las baterías de litio pasarán a ser sólidas, con requerimiento de otros minerales.

“La demanda es muy fuerte y la electromovilidad está aquí. Chile va a perder market share, pero va a expandir su capacidad y las presiones competitivas por sobreoferta le otorgan una ventaja competitiva: la experiencia, las ventajas naturales y tecnológicas son importantes para enfrentar una baja de precio. Convertirse en un Centro de Excelencia en I+D es el primer paso para seguir avanzando en la cadena de valor”, aseguró. Asimismo, destacó que si bien Chile tiene grandes ventajas competitivas en carbonato de litio, no las tiene en hidróxido, cuya demanda aumenta exponencialmente.

Nuevas alternativas: menos agua, más litio, mayor pureza.

Representantes de cinco compañías globales -Solvay, Adionics, Eramet, Tenova y GHD- presentaron sus procesos y sus ventajas ambientales, económicas y operacionales respecto del método tradicional por evaporación, utilizado por las compañías en Chile.

¿El factor común?: un austero uso de agua, rapidez de producción -el método actual toma más de 18 meses- independencia climática y mayor porcentaje de recuperación, sobre el 90%. Adicionalmente, las tecnologías apuntan a una mayor pureza, enfrentando así la presión del mercado por litio de mayor calidad.

El presidente ejecutivo de Alta Ley, Mauro Valdés, tras la exposición de cada empresa moderó el panel de discusión, señaló que fue muy desafiante e interesante poder reunir a distintos proyectos que están trabajando en modelos sustentables e innovadores de procesamiento y extracción del mineral. «La industria del litio tiene barreras de entradas más bajas que las del cobre, por lo tanto, es muy importante desarrollar aceleradamente la inversión en producción de litio. Si nos quedamos atrás, se nos adelantarán otros actores. Es muy gratificante ver que distintas empresas a nivel mundial están captando esta oportunidad y resolviendo problemas operacionales y de sustentabilidad que acelerarán este proceso”.

Fuente: Alta Ley