Para Juan David Rayo, presidente de Minnovex, aunque las grandes empresas están siendo cautas en sus inversiones, la pequeña minería podría estar más dispuesta a apostar por la innovación. Por Francisca Orellana (Entrevista Diario Financiero)

El Covid-19 ha generado consecuencias negativas, pero también positivas, indica Juan David Rayo, presidente de Minnovex, la asociación gremial que reúne a empresas para la innovación y exportación de productos, insumos y/o servicios intensivos en conocimiento del sector minero e industrial. “Muchas empresas tuvieron que reducir costos y personal debido a los proyectos que se suspendieron. A pesar de que la recuperación no ha sido lo rápido que se esperaba, los efectos de la pandemia han dejado un cambio cultural en la minería que resulta tierra fértil para la oferta de productos y servicios de tecnologías 4.0”, indica. La oportunidad hoy es ofrecer soluciones que hagan más eficientes los procesos mineros, sin invertir mucho en infraestructura. Y, si bien la gran minería está cauta en grandes inversiones, la pequeña minería, con proyectos más acotados, podría estar dispuesta a invertir.

“Un desafío es entrar a este mercado que tecnológicamente ha estado más abandonado. Vemos potencial enorme para los proveedores tecnológicos nacionales en el mediano y largo plazo”, señala.

¿Qué impacto tendrá la pandemia en el I+D+i? -Si bien la pandemia ha logrado dar un salto cuántico de tecnologías que permitan la remotización y optimización de recursos, y ha dejado tierra fértil para otro tipo de implementaciones tecnológicas similares, se logró en un contexto de crisis muy dura. Ha sido un salto cuántico totalmente reactivo, como lo ha sido generalmente.

¿Es importante que industria y proveedores inviertan en innovación? -Siempre. Hacerlo es pensar en el futuro y en la continuidad de nuestras empresas, el país y la industria. Lamentablemente, los resultados de esto no se ven en un balance anual o en esquemas de bonos.

¿Qué rol tienen los proveedores mineros?-Somos los verdaderamente capaces de materializar, potenciar y poner en práctica los avances científicos y tecnológicos aplicables en la industria. Las mineras están preocupadas de producir y las universidades y centros de I+D no tienen las capacidades para implementar efectivamente sus ideas y descubrimientos. Se ha perdido mucho tiempo y recursos en tratar de innovar sin la presencia y participación conjunta con los proveedores.

¿La nueva Constitución tiene algo que decir en abordar la innovación en el sector? -La minería debe dejar de verse como una vaca lechera de la cual hay que sacar todo mientras se pueda, sino como una apalancadora del progreso general y desarrollo tecnológico e industrial. También debe dejar de verse como el demonio devorador y destructor, y verla con una cuota de mayor realismo, exigiéndole mayores estándares, ser más tecnológica, limpia y armónica con el medio ambiente.

Fuente: https://www.df.cl/noticias/site/artic/20210527/asocfile/20210527185206/suplemento_20210529.pdf

 

Comparte este artículo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin